Una de piratas

12/10/2009

No deja de sorprenderme que últimamente el gobierno justifique todas sus actuaciones con la frase “al igual que los países de nuestro entorno”. Cuando Trinidad Jiménez comparece ante los medios de comunicación para informarnos de que el número de vacunas de la gripe A está limitado, además de que parece insinuar que deberíamos probar con unas novenas a la virgen, nos recuerda que el Ministerio de Sanidad actúa igual que aquéllos ministerios de sanidad de “los países de nuestro entorno”. Con cada nueva noticia sobre el desastre de nuestra economía, Elena Salgado explica que vivimos la misma situación que “los países de nuestro entorno” y que su ministerio toma medidas similares a aquéllas ya implementadas en “países de nuestro entorno” para salir de la crisis. Por otro lado, el ministro de educación, Ángel Gabilondo, centra los trabajos de su ministerio en equiparar el nivel educativo español al de “los países de nuestro entorno”. Si uno hace memoria recordará que la gran mayoría de las leyes de reciente aprobación se han defendido con el argumento de que eran calco, perdón, equivalentes, a leyes que ya existen en “países de nuestro entorno”. Muchas veces con sólo ese argumento. No se ha hecho el más mínimo esfuerzo para explicar al ciudadano las decisiones del gobierno. “Los países de nuestro entorno” se ha convertido en un mantra aceptado por todos como sinónimo de lo que es bueno, sin que muchas veces se llegue a explicar por qué una determinada medida es buena en sí.

El problema, parece ser, que esto de “los países de nuestro entorno” sólo funciona en ciertas direcciones y bajo determinados supuestos. Por ejemplo, cuando se trata del Ministerio de Defensa a veces funciona y otras no. La “fuerza de paz” que el Ministerio de Defensa ha enviado a Afganistán bajo autorización del Parlamento colabora en la “reconstrucción del país”, acompañada por destacamentos de ejércitos de “países de nuestro entorno” con los que trabaja para “garantizar la seguridad de la zona”. Hasta aquí todo bien, todos de acuerdo. Sin embargo, el Ministerio de Defensa (o de Fuerzas de Paz) no consiente que, al igual que algunos “países de nuestro entorno” (por ejemplo, Francia), se suban a infantes de marina en los pesqueros españoles que faenan en aguas internaciones castigadas por la piratería para “garantizar la seguridad” de nuestros pescadores. De esto último llevamos enterándonos desde hace doce días, que es el número de días que el atunero Alakrana lleva en manos de piratas somalíes (y subiendo). Dado el dramático desarrollo de los acontecimientos el gobierno se ha puesto manos a la obra para liberar al Alakrana de los piratas. Así pues, además de poner en marcha la siempre eficaz diplomacia española, la ministra de defensa, Carme Chacón, anunciaba el sábado pasado en Informe Semanal en un reportaje de encargo, que se va a permitir a los pescadores que lleven armas largas en el barco y que cuenten con la posibilidad de contratar seguridad privada. En el mismo reportaje una voz en off nos alertaba de que los piratas somalíes empleaban un armamento cada vez más sofisticado; minutos después  el contramaestre de reemplazo del Alakrana definía a los piratas como unos desharrapados con armas de feria, pero armas al fin y al cabo (no le debieron de contar que según la voz en off estaba tremendamente equivocado). También apareció en el reportaje otro de los miembros de reemplazo de la tripulación del Alakrana asegurando que, como los barcos pesqueros franceses cuentan con militares entre su tripulación los piratas ni se dejan ver. En resumen, que los pescadores se olviden de que el ministerio de defensa les asigne soldados para que les defiendan de los piratas, se llame su barco Alakrana, Playa de Bakio o como se llame el siguiente barco secuestrado.

La joya de las Fuerzas Armadas

La perla de las Fuerzas Armadas

Quizás, a partir de ahora, los pescadores que faenan en aguas infestadas de piratas se lo pensarán mejor y en atención a las medidas de la ministra de defensa para mejorar las condiciones de seguridad en sus travesías embarcarán por lo menos a un pescador francés para asegurarse así la intervención del gobierno francés, que ya tiene experiencia en esto de liberar de aprietos a ciudadanos de “países de su entorno” porque, ¿qué mejor para equiparase a “los países de nuestro entorno” que ponerse en manos de “los países de nuestro entorno”?

En unas horas dará comienzo en Madrid el desfile de las Fuerzas Armadas (de Paz) presidido por el rey con motivo de del doce de octubre: Espero que los familiares de los pescadores del Alakrana secuestrados lo graben en vídeo para que cuando sus seres queridos sean liberados puedan disfrutar en el televisor las glorias del ejército español en el día de la Fiesta Nacional, pues en cabras, charangas, reyes y uniformes nada tenemos que envidiar a “los países de nuestro entorno”.

Anuncios

3 Responses to “Una de piratas”

  1. Rockerduck Says:

    Nadie te quiere, nadie te comenta :P

  2. Marta Says:

    Me caes mal. Tienes potencial para tener gracia, y llegas a él, pero llegas mal, te regodeas. Tu ego es grande. Te entiendo. Necesitas una hostia, que te humille una novia, algo traumático.

  3. Un novio enfadado Says:

    Marta, zorrón, ¿qué te he dicho de lo de ir mendigando atención por blogs ajenos? ¡Van a pensar que en casa no te doy lo que te toca!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: